HAGIOGRAFÍA FERROVIARIA EN UYUNI

El turismo y la revisión historiográfica, ha constituido innovaciones conceptuales de lo que Uyuni comprende sobre su propio devenir histórico. En ese escenario, vemos también una producción hagiográfica como representación de una ciudad que giró en torno a un ferrocarril. Una vez que este ha decaído, notamos que esta tendencia agrega o construye un proceso martirológico a los ferroviarios. Una construcción de relato centrado en la mitificación, donde se
cruza la muerte con la gloria de la cual el turismo se satisface.



Por esta construcción hermenéutica del pasado, emergen los numerosos monumentos que consignan y recrean la imagen del ferroviario. Las esculturas de una épica surgen en una especie de santidad urbana, y se multiplican las fotografías del pasado puestas en las vitrinas, en los libros, en los salones, en los grafitis.


Se evidencia una dimensión de inconsciencia subliminal, referida a cómo surge una función cuyo objetivo es instrumentar la subjetividad y el universo simbólico para construir una identidad corporativa de la ciudad. Así, en las calles de Uyuni se pueden ver imágenes y recuerdos de cierta sacralidad corporativa que proyecta un universo simbólico, con la autoexaltación de una
labor ya extinta.

En ese sentido, las biografías, las materialidades y los relatos históricos se transforman en una narración con tintes de “sagrado”, como un símbolo de vida personal y comunal a través del significado peculiar de sus labores y del mito que subyace a ella en cuanto a relatos, anécdotas laborales, historias paranormales y cierto “destino” de gloria, configurador de un “pasado glorioso”, quizá como necesidad social de una contingencia histórica y que, por procesos políticos nacionales, emergió como una genealogía de la desaparición.
Tal vez el relato mítico intenta representar una dislocación de sentidos: esas formas no condicionadas por la historia son insuficientes, innecesarias y aun distorsionadas para explicar el origen, la función y el desarrollo instrumental y técnico de las instituciones con que son conectadas, con una labor que se constituye como el motor de la historia de la ciudad.
La visión de hierofanía expresada en el relato ferroviario hace que la estación, la maestranza y las propias locomotoras sean casi un lugar sagrado e iniciático, que luego será musealizado. Los uniformes y las herramientas de los ferroviarios se establecen como elementos atávicos para la conformación de una identidad local.

 

En los abandonados talleres el indígena se reconvirtió, su etnicidad fue el molde en donde se vaciaron los saberes mecánicos que formaron al ferroviario. En la fotografía se observan algunos ejemplos de una representación ferrocéntrica: una ferretería, la indicación de una avenida, una estatua (proceso de patrimonialización) y un cine ferroviario (monumentalización), que sugieren una tendencia a cierta hagiografía laboral, imágenes que se reproducen, se valoran y se legitiman
desde la memoria en una ciudad turística.
Las maquinarias dispuestas en la avenida Ferroviaria de Uyuni (hoy patrimonizalizadas) contribuyen a las representaciones de la vida ferroviaria. La historia es entendida y expresada desde estas materialidades y tecnologías como un fetiche acumulativo; cada cosa tiene un valor por exponer un momento de la “evolución” de la ciudad. El vestigio museográfico de Uyuni es quizá un problema político, generado por ver al pueblo como en vías de desaparición, como supervivencia de la modernidad. Es un valor de exotismo. Acaso ¿el proceso de patrimonialización en Uyuni tiene que ver con dar una valor, un precio, a una singularidad, a lo
que no tiene precio?.
Finiquitadas las labores en la Empresa Nacional de Ferrocarriles del Estado (ENFE), la cesantía derivó también en una irónica reconversión vinculada con la patrimonialización de las labores en sí mismas. El trabajo extinto y el jubilado o cesante se valorizan desde y para el turismo; se exhiben como “baluarte de la historia”, “cuna del sindicalismo boliviano”, “lucha laboral”, categorías basa- das en los imaginarios de la ciudad y su proyección en Bolivia.

Un pensamiento en “HAGIOGRAFÍA FERROVIARIA EN UYUNI

  1. Limberth Rodríguez B. en dijo:

    Estimado Damir Galaz-Mandakovic

    La arquitectura es el testigo insobornable de la historia, por que no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época, su cultura, su sociedad, sus intenciones…”
    Octavio Paz

    Esta frase parece darnos un norte para poner las cosas (piezas museísticas) en el lugar exacto siguiendo el hilo conductor de un lugar que cuente su propia historia.

    Interesante la reflexión

    Saludos cordiales

    Limberth Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.