CONSUMO CULTURAL Y DISOCIACIONES LOCALES


La posesión del salar más grande del mundo, el Salar de Uyuni, además de una serie de pueblos, lagunas, rocas, cementerios, volcanes, miradores, entre otros sitios, ha generado una fuerte atracción y una fama mundial que han sido claves para el sostén de la economía boliviana en la puna subandina. De este modo, se ha generado una dependencia económica directa respecto del flujo de visitantes. Por ello, gran parte de la población dirige sus actividades hacia la atención de estas demandas.

 

El cuadro refleja las principales actividades desarrolladas en la ciudad. Desde el punto de vista cuantitativo son más relevantes el comercio y los servicios, lo que da muestra del peso del turismo como agencia económica. En tercer lugar se posiciona la construcción, que atestigua un proceso de expansión urbana fruto del turismo, que ha generado la llegada de población foránea  y las edificaciones destinadas a la atención de los visitantes: hoteles, hostales, casas de acogida, restaurantes, entre otras. La actividad minera se encuentra entre las últimas posiciones, situación que marca un contraste con la tónica fundacional de la ciudad.
El turismo constituye una reconversión económica casi absoluta en Uyuni, se trata de una conexión con los procesos sociológicos y antropológicos derivados de una economía neoliberal que facilita el consumo, además de la búsqueda de la belleza prístina desde el eurocentrismo, de donde surge una idea de las culturas del altiplano desde un esencialismo cultural, que da paso a la consideración de una cultura como objeto fijo y acabado del cual solo quedan “rasgos”. Esto no implica las miradas que entienden la cultura como efecto procesualista; no existen los espacios para los cambios. El turista favorece la uniformidad de la cultura en la herencia y los discursos centrados en la diversidad cultural. El turismo en Uyuni y los alrededores del salar niega los espacios para comprender la cultura a partir de los procesos, los dinamismos, la creación, por lo que se estaría negando al sujeto. La pregunta es si acaso los vecinos de Uyuni son moldeados por estos enfoques al autopresentarse como pueblos tradicionales, como patrimonios vivientes con manifestaciones culturales en “peligro de extinción”.
El turismo, entendido como el desplazamiento temporal para descansar y adquirir nuevas experiencias cruza recreo, ocio y aprendizaje. En ese sentido, el turismo de masas, en cuanto expresión de globalización y estrategia local de desarrollo, lo justifica como una nueva forma de relación étnica entre culturas “vi- vas” y “muertas”. En esa relación surgen también dudas sobre el territorio, por saber que los inversionistas en Uyuni hacen que el dinero salga de la región: se importan los materiales y alimentos, incluso muchos viajes también son pagados en el extranjero. Los uyunenses se preguntan ¿de quién es la ciudad?
 Consideramos que el turismo en Uyuni se constituye desde una trama discursiva de mercantilización de estéticas exóticas comprendidas con base en un enfoque eurocéntrico que luego es asumido por los propios bolivianos. Este turismo de masas se explica también por una Europa neoliberal con cierta noción del vacío existencial por efecto de su modelo económico; agréguese la disminución de la religión, el aumento del nihilismo y del relativismo, así como el desarrollo del individualismo. Estos procesos llevan a buscar nuevos significados, a imaginar nuevas realidades, a representar cosmos étnicos que son comercializados por las agencias en cuanto procesos culturales escasos y extintos.
En Uyuni, la mercantilización modifica las costumbres de las comunidades, que se sitúan en un escenario de mercado y de teatro ante innumerables actos per- formativos para mostrar al turista los modos de vida supuestamente originarios.
Las comunidades, junto con el guía posmoderno eurocéntrico y esencialista americano, construyen sus relatos remontándose a ficciones, artificios, mundos místicos, exóticos y glorificadores del pasado: el escenario es la posmodernidad, la visualidad, la exoticidad de un turismo que desborda el devenir de una ciudad.
 
 
Las fotografías expuestas nos ofrecen la oportunidad de una reflexión. El saqueo de “bienes turísticos” o de desperdicios mecánicos que han sido depositados en el altiplano (a 3 km de Uyuni) constituye la paradoja de una dualidad: por un lado, las antiguas locomotoras y los vagones componen un interés turístico, de una “belleza turisteable” y fotografiable, mecánicas que se transforman en “patrimonio material” usufructuado por las agencias (figura 6) que día a día brindan a centenas de turistas la posibilidad de llegar a fotografiar las abandonadas locomotoras y los vagones. Por otro lado, vista la pobreza, la precariedad de la ciudad, la desigual distribución de la riqueza y la falta de oportunidades para el mundo indígena, estos archivos de la mecánica se convierten en verdaderas piezas de ayuda ante apuros económicos (figura 5). Latas, pedazos de aluminio, cobre, acero y otras piezas son extraídas y comercializadas o son destinadas a la confección de cocinas, mesas, chimeneas, hornos, etc. Es la ex- presión de dos realidades paralelas: el turismo cultural en despilfarro y los desconectados con el turismo, transportadores, en algunas ocasiones, del hambre.

Damir Galaz-Mandakovic 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.