LAS CARRETERAS DEL NACIENTE UYUNI

© D. Galaz-Mandakovic (2013).
Proyectada la ciudad, Uyuni vivió la necesidad de articularse con los otros nodos urbanos de Bolivia. Ésta vez, operaba una articulación paralela a la del ferrocarril, esta vez de la mano de las carreteras destinadas para carruajes y vehículos. 
El Presidente de Bolivia José Manuel Pardo, en base a la Ley de Caminos, autorizaba el 23 de diciembre de 1889 la construcción de un camino carretero entre Uyuni y el centro minero de Potosí.
El dictamen presidencial especificaba:
Se autoriza al Poder Ejecutivo para las construcciones del camino carretero de Uyuni, Challapata ú otro punto intermedio entre ambos, á la ciudad de Potosí, de acuerdo con el Concejo, Municipal de este Departamento; debiendo asignarse para esta obra en el Presupuesto Nacional, la suma de quince mil bolivianos anuales hasta su terminación. Pastor Sainz, Abel Iturralde, Palacio de Gobierno en la ciudad de Oruro, á 27 de Diciembre de 1899. Firma José Manuel Pando” (Sala de sesiones Oruro, 23 de Diciembre de 1899. Archivo La Gaceta Oficial de Bolivia).
Un año más tarde, con un Decreto Supremo del 10 de noviembre del año 1890, José Manuel Pando indicaba:
Que la apertura del camino carretero entre las ciudades de Potosí y Uyuni, responde á la necesidad de dar facilidades al Comercio de una gran parte del Sud de la República; que los fondos sobrantes del Tesoro Departamental de Potosí, han sido destinados á la realización de dicha obra; que la Compañía Huanchaca de Bolivia ha mando practicar los estudios y trazo de la mencionada vía.
El decreto establecía:
á dicha obra”: 1.° los Bs. 40,000 de fondos sobrantes del Tesoro Departamental de Potosí y 2.° Bs. 15,000 que deben ser erogados por el Tesoro Nacional con imputación al § 2.° ítem 2.° Capítulo 7.°; servicio de Gobierno y Fomento de Presupuesto General vigente. Es dado en la ciudad de La Paz, á los 10 días del mes de Noviembre de 1900.”
En 1908, surge una autorización por parte del poder ejecutivo para articular Uyuni con otras ciudades de Bolivia, llegando hasta el norte de Argentina. El 25 de noviembre de 1908, surge la “concesión de servicios en tren y autos desde Uyuni” autorizada por José Manuel Pando quien facultaba el establecimiento de un camino entre punta de rieles del Ferrocarril Central Norte Argentino y las ciudades de Uyuni, Potosí, Sucre y Tupiza.
La citada concesión residía en Luis Curutchet, personaje autorizado para: “establecer y explotar un servicio de trenes automóviles ó automóviles sueltos de carga, de la clase y
tipo que más le convengan, entre punta de rieles del Ferrocarril Central Norte Argentino, actualmente en La Quiaca y las ciudades de Uyuni, Tupiza, Potosí y Sucre
.”
Las obligaciones de éste permiso tenían que ver con el compromiso del titular para efectuar el arreglo conveniente y a sostener los caminos entre los puntos indicados, dando el Gobierno como auxilio único “la prestación vial que hoy mismo se aplica a dichos caminos.” Por los caminos arreglados por el concesionario, podrían transitar toda clase de vehículos, pero con las características de:
á tracción á sangre y aún automóviles para pasajeros, pero el Gobierno se compromete á no permitir el tráfico de automóviles de carga ni autorizar hasta después de diez años, el establecimiento de otras empresas de automóviles de carga, entre los puntos citados en el artículo primero. El privilegio de que habla esta concesión no excluye tampoco la construcción de ferrocarriles entre los puntos mencionados, cuyas líneas pueden extenderse paralelamente al camino de automóviles, cruzarlos cuantas veces sea preciso y aun de ser construidos si es forzoso sobre dichos caminos.”
Entre otras ordenanzas, se establecía que:
El concesionario no podrá cobrar un flete mayor de un centavo oro por quintal español y por kilómetro, en todos los artículos de peso común y el doble en los de volumen ó apreciación cúbica. Siempre que el Gobierno haga uso de la línea para el trasporte de carga, tendrá una rebaja del veinticinco por ciento, sobre la tarifa anterior.”
La concesión se proyectaba por diez años y:
en todo ese tiempo serán libres de derechos de aduana y de toda clase de impuestos los materiales necesarios para el establecimiento y sostenimiento de las líneas y las rentas de la empresa. Dichos materiales son: artículos para la construcción de maestranzas y galpones, automóviles y sus repuestos, aceite, bencina, herramientas y demás accesorios para automóviles.” (Sala de sesiones del Congreso Nacional, La Paz, noviembre 19 de 1908. Promulgada en Palacio de Gobierno. La Paz, á 25 de noviembre de 1908. Archivo Gaceta Oficial de Bolivia).
Por Damir Galaz-Mandakovic  


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.