MIGRACIONES INDIGENAS AL MUNDO URBANO

Por Damir Galaz-Mandakovic 

Atestiguando las nuevas dinámicas del poblado, además de las inmigraciones de foráneos, adicionado al retorno de antiguas familias, el turismo inauguró otro flujo migrante, el cual remitía a grupos de indígenas del área rural. Según datos recogidos en la municipalidad de Uyuni, desde mediados de la década de 1990 se plasmó un proceso de amplificación de las migraciones indígenas y rurales hacia el área urbana de Uyuni; los flujos provenían desde la llamada Área Dispersa, zona compuesta por centenas de pequeñas aldeas alti- plánicas en donde escaseaba el agua y existían fuertes riesgos sanitarios, pauperización que caracterizaba a la ruralidad contigua de Uyuni en la que vivían numerosas comunidades indígenas. Debemos agregar que en el Área Dispersa de Uyuni se vivía la escasez de trabajo por la excesiva parcelación de la tierra, el deterioro de la fertilidad de los suelos y las restricciones de acceso al riego, aunado al uso de tecnologías no apropiadas y los factores climáticos. Entonces, los niveles de producción eran más bajos y los precios, desfavorables, lo cual reflejaba un panorama en que los ingresos procedentes de la actividad agrícola  no cubrían los requerimientos de la unidad productiva familiar (Archivo Muni- cipal de Uyuni, Plan de Desarrollo Municipal 2012).

Estas migraciones desde el área rural indujeron una sobrecarga demográfica y animaron un déficit de equipamientos públicos, de viviendas y de elementos básicos para la subsistencia: carencia de agua, ausencia de alcantarillados, de cobertura de instituciones de salud, educacionales, policiales, asistenciales, etc. Estos migrantes rurales se desenvolvían principalmente en el área de la cons- trucción (albañiles, carpinteros, cargadores, etc.) y los servicios (aseo, choferes, cocineros, cargadores de equipaje, estafetas de hoteles, etc.). Otros grupos se dedicaban al comercio en las ferias, particularmente con la venta de frutas, verduras y ropa usada.

Figuras 2 y 3. Feria de Uyuni, en donde gran parte de los comerciantes corresponde a pobladores rurales que venden frutas, verduras, juguetes y ropa usada.

A decir de Rosa Ramos, la población rural dejaba sus tierras pensando encon- trar mejor calidad de vida. Sin embargo, la realidad era otra, porque los pobladores rurales se vieron obligados a ofrecer su mano de obra al sector terciario y de tipo informal por salarios ínfimos o, en el mejor de los casos, “se dedican a actividades comerciales por su propia cuenta, comercializando golosinas, baratijas, con el propósito de ganar […] para su subsistencia” (Ramos, 2012, p. 58).

En el Plan de Desarrollo Municipal de Uyuni, de 2012, se menciona que “en Uyuni se observa la migración interna […] que ocurre en la jurisdicción municipal entre el contexto urbano y rural” (p. 34). Pero al mismo tiempo se indica que la ciudad no ofrecía oportunidades de empleo pleno, sino solo posibilidades laborales precarias, temporales e informales.

En palabras del alcalde de Uyuni Froilán Condori Ancasi (2012-2013), existía un “descontrol” con este movimiento de personas que venían del campo a la ciudad (entrevista realizada en febrero de 2013). Alberto André coindice con lo anterior, por lo cual era imposible poseer una cifra exacta sobre la cantidad de personas que continuamente se movilizaron en tales circuitos entre el campo y la ciudad. El principal problema para las autoridades radicó en ejecutar censos, porque la población indígena migrante en el municipio de Uyuni, al momento de realizarlos, retornaba a sus territorios rurales, entonces no alcanzaba a ser contabilizada y se constituía en invisible ante las estadísticas oficiales del municipio.

Ahora la pregunta es por qué los vecinos regresaban a los pueblos de origen. Muchas de las respuestas tienden a confluir en el miedo que tenían los campesinos en cuanto a la posibilidad de perder sus terrenos y casas en el área rural. En el diario El Salar (núm. 47, 12 de diciembre de 2012) se abordaba esta problemática que generaba una desviación en los guarismos estatales, informando las medidas que el municipio llevaría a cabo para intentar controlar la situación: “Certificado de Registro Censal será exigido en todo trámite o pago en la alcaldía de Uyuni, a los que no porten este documento serán sancionados por las autoridades municipales”.

En entrevista con el alcalde (2013), este indicó que el Certificado de Registro Censal de cada vecino contemplaba su nombre, el número de carnet, dirección postal o lugar de pernoctación, además del nombre del presidente de la Junta Vecinal y la firma del alcalde municipal. Este documento tendría la validez y duración de una gestión municipal, y las personas que no contaran con él serían multadas. Dijo: “sabremos si este vecino fue censado o no en esta ciudad”. En diciembre de 2012, en el diario El Salar se mencionaba lo siguiente: “este control cuantitativo permitirá a la alcaldía local de realizar un cruce de informa- ción entre los datos de ine y la base de datos de las Juntas Vecinales para saber qué cantidad de gente abandonó la ciudad con motivo del censo”.

Más adelante, en el mismo diario se consigna: “para el cumplimiento de este control, el Concejo Municipal de Uyuni ya había emitido una ordenanza municipal en octubre del año 2012 invocando a los ciudadanos a censarse en el municipio de Uyuni con la finalidad de tener mayores recursos económicos y beneficiar de mejor manera a la población”.

Este control anatomopolítico (Foucault, 2008) evidenció la resistencia y los reclamos de los migrantes rurales, quienes acusaban discriminación y persecución porque, supuestamente, su presencia en las calles “afectaba al turismo”.

Por otra parte, los alcaldes manifestaban que las cifras censales no represen- taban la realidad local. De todos modos, podemos citar las realidades estadísti- cas según el Estado boliviano.

De acuerdo con los datos oficiales, entre 2001 y 2012 el poblado tuvo un incremento de 10 813 habitantes, es decir, un aumento demográfico de 36.6 %, sin duda, una cifra significativa.

El exalcalde Alberto André nos mencionó que la realidad estadística de Uyuni no se condecía con la realidad cotidiana, por tanto, los ingresos y subvenciones del Estado eran mínimos y las necesidades, crecientes.

Entonces, para revisar tal afirmación, podemos ver que en la gestión municipal de 2011 se recibieron alrededor de 18 millones de bolivianos (2 597 940 dólares), recursos asignados por el Tesoro General de la Nación mediante el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas; entre tanto, la recaudación pro- pia del municipio en los últimos años había promediado unos dos millones de bolivianos (288 660 dólares); así pues, el presupuesto anual llegaba aproximadamente a los 20 millones de bolivianos (2 886 600 dólares), cifra considerada insuficiente para atender la gran demanda de proyectos que solicitan las múlti- ples comunidades urbanas y rurales, así como las juntas de vecinales (Archivo Municipal de Uyuni, Plan de Desarrollo Municipal 2012).

En febrero de 2013, el alcalde Condori Ancasi señalaba:

Mantenemos el doble de habitantes con el mismo presupuesto, la misma cantidad de servidores públicos, es un esfuerzo grande, yo calculo por lo menos a que aquí en la ciudad viven alrededor de 30 000 habitantes, esto salió de la sistematización de la viviendas… mucha gente regresó con el boom del turismo; por lo menos promedio unos 60 000 habitantes y con un presupuesto de 20 millones ¡es imposible!, por eso los sueldos son bajos en Uyuni, Uyuni es una ciudad cara, por eso no quiere trabajar la gente de la región, tengo funcionarios de otros departamentos y no siempre trabajan como un hijo de su pueblo. La perspectiva más grande es que lleguemos a 40 000 habitantes. Sería un récord doblar la cantidad de habitantes para que de manera per cápita puedan mejorar los recursos para infraestructura y las múltiples necesidades de la comuna de Uyuni.

La municipalidad en todo este proceso consideró necesario establecer in- novaciones en las relaciones políticas con algunos ayllus (forma tradicional de comunidad en los Andes) que colindaban con los bordes de la ciudad. Los ayllus que conforman la provincia Antonio Quijarro son Coroma, Qhasa, Tawca, Pallpa, Anduga, Chikoka, Jila, Sullk’a y Yura. Estas comunidades ayudaron a recopilar algunos datos de la población indígena migrante en la ciudad.

El cuadro 2 muestra los principales pueblos indígenas u originarios de autoidentificación en el municipio, de acuerdo con el Instituto Nacional de Esta- dística de Bolivia (INE, 2012).

Cuadro 2. Principales pueblos originarios que habitan en Uyuni con base en la autoidentificación

Quechua                  52.87 %

Aymara                  24.16 %

Ninguno                22.63 %

Otro                        0.17 %        

Fuente: Elaboración propia con base en datos del Instituto Nacional de Estadística de Bolivia, censo 2012.

Por su parte, en el cuadro 3 se observan los principales idiomas hablados en el municipio, según los datos recopilados por la misma entidad, al 2012.

Cuadro 3. Idiomas hablados por la población de Uyuni 

Español 40.75 %
Quechua 28.37 %
Aymara 12.85 %
Extranjero 6.41 %
Otros 11.62 %

Fuente: Elaboración propia con base en datos del Instituto Nacional de Estadística de Bolivia, censo 2012.

De todos modos, debemos mencionar que el crecimiento demográfico fue significativo, al menos así quedó demostrado en el censo de 2015: “Uyuni también creció bastante pero no solo por la quinua sino también por el turismo, tenía 18 705 ciudadanos y subió a 29 518” (Instituto Prisma, 2015, p. 13).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.