COBIJA: PUERTO DE LA PLATA BOLIVIANA

En el período previo a la guerra del Pacífico (1879), el tráfico de carretas con los minerales de la Compañía Huanchaca de Bolivia hacia el puerto de Cobija se realizaba a través de carretas empujadas por mulas. Esa ruta de la mina de Pulacayo hasta Cobija, abarcaba: la mina, Amachuma, Púquios, Río Grande, Alota, Viscachillas, Tapalquilcha, Ascotán, Polapi, Santa Bárbara, Incahuasi, Chiu-Chiu, Calama, Miscanti, Colupo, Gatico y Cobija. Se consideraba que existía una longitud de 520 kilómetros.

Dichas carretas que llevaban los minerales, llevaban de vuelta maquinarias, carbón, materiales y algunas mercaderías para los campamentos mineros de Bolivia.

Para dicho viaje de 18 días, los arrieros indígenas que trabajan en el transporte tenían la misión de conseguir forraje para las mulas, el cual era obtenido entre la zona de Pulacayo y el sector de Ascotán a partir de la cebada en rama que producen algunos lugares de la altiplanicie, con la cual se realizaban grandes depósitos en las distintas postas del camino. Entre Ascotán y Cobija, se recurría al pasto que producían las llamadas “vegas de Calama”. En ese sentido, los saberes autóctonos y el rol de los baqueanos fueron fundamentales para poder concretar la exteriorización de la producción minera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.