CAPITALISMO MINERO EN EL SUD OESTE DEL ALTIPLANO BOLIVIANO





Los procesos derivados de la industrialización minera en el sudoeste boliviano, a contar del tercer lustro del siglo XIX, podemos comprenderlos desde un proceso capitalista y revolucionario. Tipo de economía de enclave evidenciada en cinco ejes elementales: infraestructura, mercado, insumos, productividad y macroeconomía.

Hablamos de una infraestructura porque la expansión del enclave envolvió la implementación y disposición de materialidades innovadoras, que facilitaron el desarrollo de las nuevas actividades productivas. El proceso de tecnologización minera y mecánica de transporte también dio paso a procesos de urbanización, siendo todo este proceso una versión regional de cierta revolución industrial.
Lo anterior indujo a la expansión de la influencia del enclave, transformándose en un polo gravitacional de mano de obra que, a su vez, demandan bienes de consumo a negocios translocales instalados en las nuevas urbanizaciones, Uyuni y Pulacayo. El poder de consumo fue importante para desarrollar el mercado local y transformar las “concentraciones territoriales
regionales” (De Mattos 1984). Esto último dio pie a la conformación de un conglomerado de almacenes y bancos en los finales del siglo XIX y principios del XX, que buscaban satisfacer la demanda integral de los nuevos habitantes y sus actividades mercantiles.
Una economía de enclave, como la que constituyó Huanchaca, facilitó un proceso de rejerarquización de los insumos requeridos en el territorio de implantación. Se de- mandaron nuevos consumos y servicios locales para generar un círculo virtuoso de crecimiento económico, a través de la conexión con un mercado que pudiese satisfacerlo.
Lo anterior no tendría razón si la concepción de productividad fuese rígida. Por ello, se introdujeron mecanizaciones para los procesos de tratamientos de minerales, siendo brutal la lectura realizada hacia el indígena como parte de un proceso de “maquinización” y de “numerización”; a la postre, un proceso de deshumanización. La productividad como eje moldeó la diversidad cotidiana. Para ello, Huanchaca dispuso de una serie de procesos que facilitaron la
productividad. No es casual que Uyuni y Pulacayo fueran vistos como los poblados más tecnológicos de Bolivia[1] desde los finales del siglo XIX. De todos modos, consideramos que la practicidad y representación del reloj no es fortuita. O la reconversión de campesino a minero o mecánico, genera una reinscripción de las biografías del altiplano en aras de producir bienes y servicios eficientes para una compañía inserta en un contexto macroeconómico.
Los indígenas, en la escena industrial del altiplano, se articularon con todos estos nuevos procesos tecnológicos, políticos, sociales y económicos. Se desenvolvió un territorio de conexiones densas no exenta de una persistente tensión.
Aún en un entramado de relaciones colonialistas o asimétricas, surgieron espacios y capacidades para expresar agencias, de acciones con posibilidades que son compartidas (Ema 2004). Esto implicó la vinculación de la capacidad de acción con una concepción relacional del poder, dada por las determinaciones tomadas en el plano empresarial y político, decisiones que modificaron el devenir del altiplano y sus entornos.[2] Por ello, hablar de capacidad y posibilidad tiene que ver con la potencia y el poder. Y entendemos esto como algo que circula en las relaciones (Foucault 1977) en un altiplano fronterizado y mercantilizado.
Hallamos, entonces, entre los empresarios y los indígenas, una “territorialización de potencia” (Deleuze y Guattari 2000) a movimientos que marcan territorios en tensión; por una parte, los empresarios que releen los códigos ancestrales, con vocación de orden y productividad, recurriendo/utilizando al indígena para los intereses de la compañía. Pero, por otro lado, los indígenas que constantemente manifiestan agenciamientos, al menos, en la circulación: fueron sus acciones una multiplicidad de posibilidades que comportaron términos heterogéneos y que establecieron uniones o relaciones. La propiedad única del agenciamiento es de cofuncionamiento: una simbiosis, una “simpatía” (Deleuze y Parnet 1997: 79).
Lo vivido en el sudoeste del altiplano boliviano, del en- clave minero de Huanchaca, nos remite claramente a una especie de tensión entre el agenciamiento, que proyectó asociaciones diversas y heterogéneas, conectando símbolos, archivos culturales, y también posibilidades biográficas, materialidades, vialidades, paisajes, procesos sociales y políticos y, por sobre, todo de circulación. Parafraseando a Ema (2004), estos movimientos en tensión fueron la expresión de condiciones de posibilidad, algo más básico, primario, tangible y práctico, en la expresión de un encadenamiento de hechos y procesos, dando paso a una dinámica particular del altiplano una vez que se instauró la Compañía Minera Huanchaca.
En el decir de Schumpeter, todas estas fuerzas, en conjunto, son la causa primogénita del “proceso de mutación industrial que revoluciona incesantemente la estructura económica desde dentro, destruyendo interrumpida- mente lo antiguo y creando continuamente elementos nuevos. Este proceso de destrucción creadora constituye el dato de hecho esencial del capitalismo” (Schumpeter 1978: 120).

 

[1] La llegada del ferrocarril, los primeros autos, aviones, camiones, telégrafos,
teléfonos, potabilización del agua en Bolivia, tienen sus antecedentes en Uyuni
y Pulacayo. Además, la conformación de una gran maestranza ferroviaria
configuró a Uyuni como la capital mecánica del país (López 2009).
[2] Giddens (1986) indica que la agencia se refiere no a las intenciones que se tiene en
hacer cosas, sino que a la capacidad de hacer esas cosas; por tales razones, la
agencia implica poder. Agencia se refiere a los eventos de los cuales un
individuo es un autor, en el sentido de que un individuo podría, en cualquier
fase de una secuencia dada de conducta, haber actuado de manera diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.