ANTECEDENTES DECIMONÓNICOS DE UYUNI: DINÁMICAS Y VIALIDADES

Una vez consumado el proceso de Independencia frente a la corona española, los territorios de Lípez y de Atacama fueron incorporados a la República de Bolivia, la que implementó, en ambas regiones, un sistema de postas estatales o “tambos” que permitió
activar el tráfico hasta el puerto Cobija. En este sentido, los arrieros de Lípez y Atacama realizaban el transporte de las mercaderías reproduciendo y adaptando, como en los períodos anteriores, sus prácticas tradicionales de interacción social e intercambio.
El sector de Uyuni fue el punto de confluencia de las caravanas decimonónicas de vaqueros provenientes desde la zona de Catamarca con rumbo a Iquique. El camino por el que transitaban llamas, luego mejorado por algunos empresarios mineros por el sector de pampas de Uyuni, fue la interconexión que los catarmarqueños generaron, dando paso a un flujo que consolidaron a Uyuni como un trocal de herraduras.
Es por ello que, en los periodos previos a la Guerra del Pacífico (1879-1884) todas las provisiones de ganado, de vacuno, ovino, caballares y producción de lana que procedían desde el norte argentino, sumándose el tráfico de productos alimenticios y suntuarios, tenían la única opción de transitar por los bordes del salar. El gran manchón blanco, en sus
márgenes, servía como referencia en un espacio homogéneo y cromáticamente
uniforme en el altiplano. El salar, desmembraba la homogeneidad. Se sumaban a
este tráfico argentino, las caravanas que también se dirigían desde las salinas
de Garcí Mendoza hacia argentina. Poco a poco, este punto, o este tronco de
tráfico situado al sureste del gran salar iba tomando relevancia en el devenir
de los años. El acceso privilegiado a los animales carga y una gama de
productos estacionales dirigidas al intercambio de productos había facilitado
esta conexión entre las tres zonas ecológicas (Núñez & Dillehay, 1979) el
altiplano y la costa, el altiplano y las tierras bajas de la zona oriente.
Arrieros argentinos llevaban sus productos hacia las minas de Huanchaca y también hacia las minas del sur boliviano, llevando generalmente animales de este modo, se establecía
la siguiente ruta:
 
 
 
Las caravanas desde Argentina, que reposaban en la zona de la futura Uyuni en el considerado como troncal, las rutas se dirigían hacia otras localidades bolivianas ubicadas al norte, tales como Oruro, La Paz, Cochabamba, Sucre, Potosí o bien hacia Tarija.
Estando el gran salar a pocos kilómetros al oeste de Uyuni, el lugar donde se erigió la ciudad de Uyuni fue lugar de tránsito de las grandes caravanas de llamas, cargadas cada una con dos o tres arrobas de sal, que arreadas por los llameros, iban camino de los distantes Potosí y Chuquisaca, para que estos canjeasen ese producto por maíz y otros cultivos de las zonas templadas para su supervivencia y la de sus familias hacia el año siguiente, en su habitad de las alturas andinas, nos cuenta López Pérez (2011: 29-30)
En el caso de Llica, Tristán Platt (1987) indica que por este cantón pasaba el camino a la costa del Pacífico, “vinculando los ayllus vecinos de Salinas de Garcí Mendoza con la Provincia de Tarapacá y pueblos de Pica, los puertos (…) de Iquique y Pisagua[1] (Platt, 1987: 222).
El intercambio entre ambas vertientes de la cordillera queda manifiesto según los distintos calendarios tributarios y los impactos que tenían las heladas en la agricultura del altiplano (Platt, 1987). “En septiembre –para la fiesta de la Colcha- en este momento culminante del año, los mismos oriundos de Chichas y Tarapacá subirían el altiplano para intercambiar los productos disponibles en ambas vertientes” (Platt, 1987: 223)
Alberto André[2] nos indica que, posteriormente los vaqueros argentinos en sus infinitos ires y venires también se dirigían hacia las minas:
“Todos los caravaneros y vaqueros, se dirigían hacia las minas de Huanchaca, muy cerca del actual Uyuni. Ahí también llegaban los que venían de las salinas de Garcí Mendoza. Todos tenían que pasar por ese sector, por las pampa de Uyuni. No había otro camino seguro…”.
En base a lo dicho, Uyuni era un punto central que conectaba y permitía el flujo de estas tropas de vaqueros y comerciantes, porque en el decir de Alberto André, los de Garcí Mendoza, utilizaron estos caminos para ir a Catamarca a comprar lo que faltaba en las salinas. “Los indígenas de Garcí Mendoza iban a comprar vacas, ganado ovino y caballos, trasladando por el camino de Uyuni, hasta Iquique para embarcar a ultramar y así poder sustentar la economía de las zonas aledañas al salar” (André, com. personal, 2013)
La predominancia de esta ruta, la confirma señalando que por otros márgenes no había caminos ni rutas ni linderos seguros. Según André en: “Colcha ‘K’, o por San Pedro de
Quemes, nunca se ha dicho que hubo movimiento por esos lados”
(André, 2013).
En base a las versiones dadas por nuestros entrevistados (André, 2013; Mamani Colcha, 2013) la ciudad de Uyuni surgió en los sectores de los denominados como La Posta, topónimo atribuido a las extensas llanuras altiplánicas en donde se desarrolló la actual ciudad. 
La Posta era el lugar en donde pernoctaban los arrieros con sus carros y carretas. Muchos de ellos también se dirigían hacia La Paz y pueblos aledaños, no sin antes hacer uso de los pastizales presentes en la zona de “La Posta”.
Este sitio, La Posta, que en la actualidad se halla con dirección noreste a la ciudad de
Uyuni, se caracterizaba por generosos pastizales que favorecían la alimentación de las recuas o acémilas. Ahí se construyeron pequeños caseríos para albergar arrieros y caravaneros. Su excelente situación topográfica permitía la construcción de pequeñas casas con techos de paja y corrales de piedra. (López Pérez, 2011).
En el decir de André: “En ese lugar había casas con toldos de pajas, como viviendas
esporádicas de los arrieros, ganaderos, troperos y al mismo tiempo servía como
lugar para cuidar los animales y también para protegerse del frio terrible de
estas pampas”.
[3] (André, entrevista 2013).
José María Mamani Colcha, Uyunense nacido en 1929,
nos dijo: 
“por acá pasaban cargas de sal, de charqui, y muchos animales, casi todos caballos y cabras. Desde acá se dirigían hacia los Chichas, Yura (…) porque también pasaba pescado, maíz, pasas, algunas frutas y tantas otras cosas …”.
Una ruta que se configuró en este tránsito consideraba los siguiente lugares: Atocha, (provincia de Chichas) y luego se dirigían a Arislaka, en donde se hallaba un abra arenal. Luego, se llegaba al corral, llamado “uyu” (Uyuni) posteriormente a Qhiyasa, Liwq’asi a Wintu, llegando a la Jara (descanso) del sector llamado Chulpani y Salinas de Garcí
Mendoza.
Vidal López (2011) nos indica que, “varios uyus de piedras estaban ubicados al
extremo noreste de la pampa, cerca de una aguada sobre el camino troncal”

(López, 2011:32).
El escritor Aníbal Blanco hace mención a que,
“al ritmo que iban, estos hacían descanso obligado en plena altipampa, en uno de esos lugares se encontraba un villorrio conocido con el nombre de Uyuni, que los lugareños conocen como Posta Vieja que durante la época colonial debió ser un humilde tambo, utilizando transporte de plata y otros minerales desde Porco…” (Citado por Vidal López, 2011: 32)
En este transcurrir, en el sector de la Posta Vieja, se fue configurando un pequeño caserío, con personas que brindaban servicios para los viajeros, por ejemplo agua, pastizales, comida (Mamani Colcha, entrevista 2013).
Viviana Conti (2003) señala que una ruta tradicional, llevaba por la quebrada del Toro o la quebrada de Humahuaca, según se partiera desde Salta o desde Jujuy- hacia el norte, hasta la Quiaca o Yavi y desde allí a Uyuni, desde donde se utilizaba el antiguo camino hasta Calama. Con la llegada del ferrocarril, este camino fue utilizado para enviar diversos
artículos a la región de las salitreras en Chile, embarcándolos en el ferrocarril Central Norte hasta La Quiaca, desde donde se llevaban en mula hasta Uyuni, para reembarcarlos en el ferrocarril a Antofagasta. El alto precio de los fletes del ferrocarril indujo a su poca utilización con el ganado, que el arriado “al costado de las vías” y embarcado en Uyuni (Conti, 2003: 102).
El poblado de Garcí Mendoza, poblado colonial que desde sus orígenes en 1604 fue un importante sitio en el concierto aymara tomando posición respecto al comercio y negocios. Allí se desarrollaron importantes almacenes.
Evidentemente esta relación comercial se amplificó con los movimientos y flujos financieros emanados desde las minas y campamentos mineros de Huanchaca, El Asiento y Pulacayo. En ese tenor los comerciantes del pueblo de Salinas de Garcí Mendoza dieron vigor e importancia a las pampas de Uyuni. Por allí era el tránsito para comerciar los productos. Visualizaron en el sector sur a los valles de Yura, Rio Blanco hasta Cotagaita y al Rio Atocha, el paraje para llegar a estos pueblos, teniendo que recurrir a la construcción
de un camino en el cual pudiesen circular llamas, burros y mulas.
En base a lo expuesto, la zona de Uyuni tuvo que ver con ser un lugar propicio para el descanso, alimentación de recuas y acémilas,y también como un lugar de intercambio. Favorecía en ello las condiciones de habitabilidad, el vergel y el agua, elementos vitales en la meseta fría altiplánica.
Sobre estos canchones y corrales, Víctor Chungara (s/f) menciona en su libro que Uyuni significa “en el lugar de reunión”, promoviendo en el significado la remisión
a la confluencia de caravanas mineras y ganaderas. Por su parte Vidal López
afirma que la etimología de Uyuni sería de origen aimara y haría mención a
canchón o corral. “Uyu”, sería canchón o corral a la cual se le agrega el
sufijo “Ni”.
[4] Recoge, a la vez, otra versión, aquella que alude a
la palabra “Uyuja” también vinculante con el significante corral.

 

 

v\:* {behavior:url(#default#VML);}
o\:* {behavior:url(#default#VML);}
w\:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

Normal
0
false

21

false
false
false

ES-TRAD
JA
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:Cambria;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}


 

[1] Platt hace ésta mención
citando los expedientes del Archivo Histórico de Potosí, “expedientes de indios de salinas de Garcí Mendoza, averiguando de 4
mulas perdidas en el cerro Tunupa
.” (1836).
[2] Uyunense, ex alcalde en tres
periodos, actualmente comerciante. Entrevista realizada en Uyuni el 16 de
febrero de 2013.
[3] El clima uyunense está determinado por los elementos que caracterizan a
la amplia altitud y planicie en la cual se halla. Resulta de lo anterior, en
base a la altitud, altura y paisajes orográficos, un clima seco y frio, un alto
nivel de irradiación solar. La excesiva ausencia de humedad y reducida la
difusión del calor, la temperatura es alta expuesta allí y baja a la sombra. Es
decir, se presentan altas
oscilaciones térmicas. En base a lo dicho, además de la
clasificación de climas según el esquema de Koopen, Uyuni presenta una
climatología seca, fría, con inviernos secos y veranos lluviosos.
La localidad
de Uyuni posee una época lluviosa que va desde diciembre a marzo. Por su parte,
la época llamada seca, acontece desde junio a agosto, existiendo dos periodos
de transición de septiembre a noviembre y de abril a mayo (Montes de Oca,
2001).
En lo relativo a vientos, Uyuni se caracteriza por la fuerte presencia
de terrales y corrientes, que en algunas ocasiones superan los 90 km por hora,
predominando una dirección va de noreste a sudeste. Pero, se ha detectado que,
en agosto y diciembre los vientos se direccionan desde el noreste al oeste
(Montes de Oca, 2001).
[4] Sobre el sufijo “ni” cita
otros ejemplos en donde es usado en el idioma aimara. Uta: casa; utani: que
tiene casa. Wawa: hijo; wawani: que tiene hijo. Warmi: mujer; warmini: que
tiene esposa, casado. Chacha: hombre. Chachani: casada, que tiene hombre. Aywa:
animal. Aywani: que tiene animales. Uyu: corral, Uyuni: que tiene corrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.