TERRITORIALIDAD Y FLUJOS TRANSFRONTERIZOS ENTRE UYUNI Y CALAMA A TRAVÉS DEL COMERCIO. DOS ESTUDIOS DE CASO

El altiplano está trazado con la inscripción de una línea imaginaria que remite a la separación y al redibujo de la zona desde la postguerra del Pacífico (1879-1883). Línea que consigna la escisión de esta meseta entre Chile y Bolivia. No obstante, pese a este trazado territorial y de pertenencia nacional, podemos detectar la configuración de campos sociales (Bourdieu, 1994) que deconstruyen estos límites.
 
Definir frontera desde una interdisciplinariedad es la tarea que representa cierta complejidad, a saber que podemos hacer confluir la noción de frontera que surge desde la antropología, historia, geografía. Tal como indicaba Bartolomé (2008), al discutir sobre las fronteras estatales y fronteras étnicas, propone la frontera como espacio que da paso a ciertas discontinuidades entre las personas, considerando lo étnico, el género, la cultura, las generaciones. Pero sin duda que la frontera es una construcción social, ubicable históricamente: factualidad que da paso a una construcción que separa sociedades, a una delimitación desde el poder del Estado, marcando así el territorio. La guerra, las lenguas o la cultura son grandes motivos para construir fronteridades (Beck, 2008; Pries, 2002). La geografía política es la colaboración de éste último punto indicado. La frontera representa las demarcaciones entre unidades –países, regiones- para establecer la separación ante las diferencias objetivas y arbitrarias (Van der Velde & Van Naerssen, 2010; Hevilla y Zusman, 2008).
No obstante, consideramos en este trabajo un enfoque que nos remite una vía distinta, que nos remite a escalas locales, regionales y también coyunturales de la migración, no cuestionado la totalidad de las antiguas jerarquías nacionales o sus límites, ya que estos no desaparecerían del todo (Sassen, 2007).
Las nuevas escalas sectorificadas, regionales, quizás ponen a prueba sectorialmente las nociones históricas en que surgió la frontera en la zona del altiplano. Los actores son no estatales, y son los que estimulan procesos y fenómenos particulares de migración, provocando innovaciones y viendo en qué medida sigue operando la institucionalidad
caracterizada por su carácter estático en una dimensión dinámica.
En este artículo presentamos dos estudios de casos que nos hablan de relaciones innovadas e interesantes desde el punto de vista histórico y antropológico: actividades de microcomercio entre Uyuni y Calama; adicionando la Feria Internacional fronteriza desarrollada en el hito 67.
MICROCOMERCIO 
Marco Zurita (entrevista, enero 2014) es residente en Calama (ciudad en donde ejerce como Profesor de Historia y Geografía después de haber estudiado en Arica) es integrante de una familia que posee sus antecedentes genealógicos en el altiplano boliviano como asimismo en los valles de las tierras bajas bolivianas. Una serie de movimientos migratorios de su familia dentro de Bolivia, hicieron que finalmente Uyuni fuese la ciudad en donde más tiempo residieron sus abuelos y tíos.En los años 70’ mi abuela, Albina Montero López (nieta de un combatiente de la Guerra del Chaco) se establece en Uyuni con sus dos hijos: Rosendo y Beatriz. Era divorciada de un cruceño. En Uyuni, mi abuela se dedicó a los negocios: como comerciante fue viajando constantemente entre Uyuni y Calama” (Zurita, entrevista 2014).
Marco explica cierta fluidez en la movilidad o la intermitencia en la residencia dada entre las dos ciudades:
 
Mi abuela, mi mamá y mi tío pasaron tiempos prolongados en Calama y tiempos prolongados en Uyuni, lo cual significó que incluso los hermanos entraran al sistema escolar chileno (Escuela N°34, dependiente de la Municipalidad de Calama). En Uyuni, a mi mamá y a otras niñas que tenían la misma realidad (mamás comerciantes entre Uyuni y Calama) les decían ‘las rotitas’, por el acento chileno adquirido y costumbres menos conservadoras”. 
Esto último tenía relación, en base al relato de Zurita, a lo pequeño del poblado de Uyuni, en donde casi toda la población se conocía entre ella, surgiendo una moralidad profunda que cuestionaba cualquier acto que rompiese la tradición católica y/o consuetudinaria.
Por su parte, el tronco paterno de Marco Zurita estuvo en movilidad en distintos centro mineros cercanos a Uyuni, principalmente en Pulacayo, Catavi[1],
Uncía[2] y Llallagua.[3]
Mi viejo, Edwing Zurita, de infancia difícil pero siempre ligada al fútbol, vivió en todos estos poblados. Su carrera futbolística fue tan promisoria que, estando en las inferiores del Bolívar, llegó hasta La Paz, jugó dos partidos en el primer equipo adulto, y una lesión terminó marginándolo del fútbol profesional. Con una de sus tías en Llallagua aprendió el arte de la confección de ropa de diversos tipos, y a eso se fue dedicando (…) Iniciando los años 80’ mi papá y mi mamá se conocen en Uyuni, en ese entonces mi abuela Albina ya no estaba dedicada al comercio con Calama, sino que trabajaba en una cocinería del Mercado de Uyuni. De esto modo surge la familia: En 1981 se casaron y a los pocos meses nació mi hermano mayor”.[4]
La inestabilidad económica en Bolivia, repercutía hondamente en las regiones del sur del país, forzando a los pobladores a buscar estrategias de sobrevivencia:
 
Económicamente todo empeoraba, mi abuela había vuelto al comercio fronterizo, y gracias a esos contactos que, en abril de 1985, conmigo a pocos meses de nacer, la familia entera se viene a Calama, pero de manera definitiva. Es paradójico que, en plena dictadura, ésta familia de inmigrantes ilegales no haya sido deportada ni mal tratada por los servicios públicos, sino que fueron rápidos los trámites de legalización, para después esperar la visa temporaria y la permanencia definitiva como los demás. A mí se me dio sólo la nacionalidad chilena, por Jus Solis, pues mi gente ignoraba los convenios del Tratado de 1904. En Chile nace mi hermano William, en 1992.
Beatríz Bracamonte nació en Bolivia, en las cercanías de Tarija. No obstante, su adolescencia la pasó en la localidad de Uyuni. “La primera vez que estuve allí, fue a los 12 años, conocí algunas minas de los alrededores en donde habían trabajado algunos familiares.” (entrevista febrero 2014).
En el relato de su historia de vida, nos indica las actividades comerciales que tenía su madre, activa minorista que circulaba incesantemente entre Calama y Uyuni, en un flujo microcomercial transfronterizo.
Mi mamá usaba mucho el tren, íbamos y veníamos, aún viviendo en Chile, seguíamos yendo a Bolivia, yo acompañaba a mi mamá en sus labores del comercio. Comprábamos en Calama varios productos, me acuerdo de la mantequilla marca Astra, llevábamos
durazno en tarros, varias conservas: atunes, salmones, cremas… Mi mama era comerciante libre. De Uyuni también traía algunas cosas como p’asanqalla, conocido como pululo. También traía maní, Ají de Color…
”.
Por su parte Jeanette Campos Díaz dice: “los viajes entre Uyuni y Calama eran fuente de trabajo para los comerciantes, traían de todo: cosas para comer, lociones, artículos de limpieza (…) la feria en Uyuni  era grande y se encontraba de todo, muchos productos eran chilenos y también argentinos (entrevista, febrero 2014).
Beatríz menciona que una vez que arribaban en Calama, se dirigían a la feria:
Primero vendíamos en la feria, y lo que sobraba lo iban a ofrecer a los almacenes, se fiaba, o se pagaba al contado. La feria estaba todos los días. Hasta las dos de la tarde y ahí llegaban comerciantes de todos lados. Ahí se intercambiaba, había harto movimiento en la ‘Feria de los Camiones’, así era conocida”. 
La llegada a Calama permite configurar redes sociales que facilitan sus actividades mercantiles, articulacionismo necesario para lograr el éxito en cada viaje semanal. El fiado, el encargo de productos específicos bolivianos, diseñaba relaciones horizontales con sus pares chilenos: los almaceneros ubicados en las distintas poblaciones de Calama.
De Calama llevábamos a Uyuni algunas frutas como manzanas: la manzana chilena era muy buena, porque la que llegaba a Uyuni era muy pequeña y dura; llevábamos tragos,
vinos también. Llevábamos mucha tela casimir, la pasamos contrabandeando porque la escondíamos en la guata.
”(Beatriz Bracamonte, entrevista enero 2014).
Beatriz menciona que los controles fronterizos eran caracterizados por su distensión y escasa rigurosidad en la revisión de equipajes. Influía en ello, la gran cantidad de cajas y bolsos que llevaba cada viajero, situación que significaría un largo trabajo para cada aduanero si acaso decidía revisar cada uno de los bolsos: “Los aduaneros se subían al tren a revisar pero miraban por encima no más, para el comerciante era mucho más fácil hacerlos lesos”, comenta Beatriz.
Además de productos no perecibles trasladados desde Calama a Uyuni, se llevaba también muchos kilos de pan, afamado producto calameño que por sus sabores distinto al boliviano, era muy cotizado. 
La facilitación de este flujo de comerciantes translocales, estaba dado por cierta homogeneidad en los costes de ambos países: “los precios no eran tan distintos, no como ahora, Chile es muy caro para los bolivianos, pero en los años setenta y ochenta, eran bien parecidos los precios.”
Una serie de crisis políticas y económicas en la Bolivia de la década de 1970 y 1980’[5], influyó en que muchas ciudades se vivieran verdaderas carestías de productos de primera necesidad (López, 2011), Uyuni no escapaba al contexto nacional. La escasez, la falta de variedad, el encarecimiento iban caracterizando la economía de una serie de poblados del sur boliviano. Lo que escaseaba en Uyuni se conseguía en Calama. Surgía, de este modo, una complementariedad en dos países marcados por sangrientas dictaduras simultáneas.
Recuerdo que viajábamos mucho, varias veces en la semana, todo se hacía en el tren, el cual se tomaba en la noche y llegábamos en la mañana a Ollagüe, el viaje era muy frío. Mucha gente viajaba incluso si había carnaval en Bolivia se bailaba arriba del ferrocarril, se hacia una fiesta que duraba hasta que arribábamos a Calama.” (Beatriz Bracamonte, entrevista enero 2014).
La dinámica dada por el ferrocarril (FCAB) según Beatriz Bracamonte, hizo conglomerar a varios comerciantes. “Cuando murió el ferrocarril, se hizo más difícil pasar algunas cosas”. Una vez que finalizó el traslado de pasajeros en tren en la década del 90’ con la privatización de ENFE[6], cada uno de los comerciantes se moviliza, ahora, en forma particular, o bien lo hace en bus. Extinguiéndose el carácter gregario que poseían estas prácticas.
Con la llegada del bus se reducía la cantidad de productos que cruzaban la frontera, se vedaban los productos vegetales, por los controles fitosanitarios, disminuyendo la gama de variedades en el comercio transfronterizo (Galaz-Mandakovic, 2014).
 
Una vez que Beatríz se radica en Chile en la década del setenta, notó una serie de diferencias entre los chilenos y bolivianos. 
 
Yo llegué a radicarme en Calama en el año 1973, los bolivianos no eran muy solidarios entre nosotros. Cuando llegamos, el chileno era más solidario, el boliviano te vende hasta el agua. Recuerdo que, cuando nos íbamos a Chuquicamata a lavar ropa, las señoras nos traían de vuelta en sus vehículos, nos daban besitos y nos saludaban. La gente ayudaba mucho, era cariñosa, nos regalaban chocolates…siendo niños era como venir a un mundo mejor”.
No obstante considera que, en la actualidad, el boliviano empresario es un “negrero” –explotador laboral: 
hay gente que tiene empresa, pero que sigue siendo tacaña y trata muy mal a su propia gente. Abusan muchas veces de las condiciones de migrantes, porque saben que la plata
chilena rinde más en Bolivia y el mismo boliviano le paga menos a su compatriota
.” (Beatriz Bracamonte, entrevista enero 2014).
Sobre los uyunenses en Calama, Beatriz Bracamonte indica que muchos de ellos recuerdan las particularidades que poseía el ferrocarril y la gran cantidad de anécdotas surgidas en los viajes.
 “Había muy buenos vagones, incluso había comedores dentro del tren y algunos tenían camarotes. Ahora bolivianos recuerdan el ferrocarril y varias veces se han organizado almuerzos en antiguos vagones que están en Calama, todo para recordar los viejos tiempos. De hecho,cuando muere el tren, se corta un poco el movimiento comercial, venían de La Paz, Uyuni, Oruro… me gustaría viajar nuevamente en tren.” (Beatriz
Bracamonte, entrevista enero 2014).
Sobre su vida en Chile, nos cuenta lo siguiente: “ahora soy comerciante, vendo ropa, tengo un puesto en la feria y me ha ido bien, fui hasta nana en los primeros años. Hace
seis años me independicé luego de ser asistente en un grupo de abogados. Ahora
soy mi propia jefa
”.
Éstas dinámicas presentadas nos remiten a la identificación de razones de la transnacionalidad, aludiendo a las prácticas sociales que los migrantes desarrollan, postulando que son esencialmente prácticas (en sentido de utilidad) y se refiere a las relaciones binacionales con la comunidad, entidad o nación (Moctezuma, 2008).
Estas prácticas en transnacionalidad, han de moverse entre las prácticas individuales y las prácticas colectivas que los migrantes desarrollan como sujetos en su sentido plural.
La región binacional, configurada por los comerciantes entre Uyuni y Calama hace que reconozcamos la existencia de un campo social transnacional que abarca la dimensión social, económica, política y cultural, destacando el desarrollo de las prácticas sociales, el cambio social, el cuestionamiento implícito de las instituciones, sus normas y sus fronteras (Moctezuma, 2008). Este campo social se nutre de los puntos de encuentro y el ferrocarril Antofagasta a Bolivia como móvil de socialización
En estos casos, el migrante es un agente que incide extraterritorialmente en la construcción de alternativas de su entorno social inmediato. Roger Rouse (1995) inspirándose en la porosidad y la cercanía fronteriza de las comunidades formuló la idea de que el espacio y la distancia no son obstáculos para la reproducción de la vida comunitaria.
Asimismo, indicó que la vida comunitaria transnacional se refiere a la sobrevivencia de distintos cursos de vida, una cierta forma de acoplamiento simultáneo que no necesariamente desaparecerá en las generaciones subsiguientes de los migrantes (Rouse, 1995).
 
FERIA INTERNACIONAL 

Despuntado el siglo XXI, una vez al mes, en el límite chileno-boliviano, en las cercanías del poblado de Ollagüe y Avaroa, se realiza la llamada Feria Internacional, también conocida por su sigla como FIOA. El sector en el cual se realiza la feria es conocido por los feriantes y visitantes como la “tierra de nadie”.

 Uno de los gestores fue el concejal de Ollagüe, Bernardo Flores, quien, junto a los vecinos del pueblo, propusieron al municipio potosino de San Pedro de Quemes y a los habitantes de Colcha-K y Uyuni realizar una feria en el Hito 67. La iniciativa fue aceptada por los municipios y paulatinamente la actividad ha ido tomando presencia a lo largo de
los años.
La feria venía a recordar y a revivir los distintos flujos y relaciones en la frontera por motivos laborales, en especial desde la década del cuarenta la vigencia de las azufreras en donde la mayoría de los trabajadores eran bolivianos. Una vez cerradas, además del descenso de tráfico de personas en ferrocarril, el repliegue a cada uno de los pueblos aledaños a las azufreras no se dejó esperar en la década de los noventa en el siglo XX.
Los intentos por institucionalizar el comercio transfronterizo, las municipalidades respectivas, firmaron un acuerdo en el año 2004. Si bien ésta feria existe formalmente desde el año 2004, cabe indicar que es sólo eso: una formalización de una práctica arraigada en una serie comunidades que continuamente intercambiaban y mercantilizaban productos de todo tipo en las últimas décadas. A su vez, estas comunidades situadas en la frontera chileno-boliviana, intentan replicar las formalizaciones llevadas a cabo en una serie de otros poblados bolivianos que también destacan por sus ferias, tales como Colcha K, la feria de Tambo Quemado, la feria Tripartita entre Visviri, Charaña y Palca.
La actividad que es muy concurrida no sólo por bolivianos, sino también por chilenos, quienes gustan de sobremanera de la gastronomía y productos naturales bolivianos, como frutas y hierbas. Mientras que del lado chileno ofrecen desde electrodomésticos, ropa, enseres para baño hasta juguetes.” Indica al diario boliviano La Patria (19 de mayo de 2013).
Otros productos valorados y mayormente demandados son neumáticos de distintas dimensiones, ropa, semillas, en especial de quínoa y sésamo. Se ofrecen telares, calcetines,
gorros y ropa tejida a mano y una amplia artesanía. 
Pero no sólo de Ollagüe llega la gente, sino que se constata una fuerte presencia de calameños y sanpedrinos por el lado chileno; por su parte las comunidades bolivianas que participan son Avaroa, San Pedro de Quemes, Cocha K, San Juan, pero en su mayoría los participantes corresponden a la ciudad de Uyuni. “Cerca de mil quinientas personas y 150 comerciantes, llegaron hasta el Hito 67 para conmemorar el aniversario de la Feria Internacional Ollagüe -Avaroa” titulaba El Mercurio de Calama el 19 de junio 2012.
Los visitantes disponen de cinco horas para realizar las compras y la serie de intercambios, todo en un escenario climático del altiplano hostil para los foráneos, expresado en los fuertes vientos, la sequedad y bajas temperaturas por sobre los 4.000 m.s.n.m.
En este encuentro binacional, la bandera del Whipala se iza en el centro, como sinónimo de unión, de ancestralidad y de pronto, como olvido de los Estados naciones que delimitan dichos sectores. Se adiciona a la bandera, una apacheta a la que se le ofrece coca, alcohol y se procede a la tradicional ch’alla.
Avaroa, Uyuni junto con Calama y Ollagüe son las expresiones demográficas y materiales de la espacialidad social de frontera vivida entre Chile y Bolivia, cuyas particularidades están derivadas en su condición de paso fronterizo, fruto de una geopolítica resultante de una guerra. Éstos espacios son considerados como periferias respectivas para ambos países, dadas sus materialidades, lejanías, escasa demografía, precariedad tecnológica y comunicacional. La vida cotidiana de estos poblados sin duda que está marcada y dinamizada por los flujos de pasajeros, cantidad de pasajeros que se manifiesta en distintas
escalas o masividades según el calendario y el clima. Los multipropósitos de la movilidad diaria atestigua en estos pueblos masividades que contrastan con la cantidad de la población en ambos (des)poblados.
La zona descrita, manifiesta una especie de porosidad, en el sentido que existen zonas “controladas” y otros “descontroladas” en la lógica del dominio estatal. Esto da pie a dispersiones y a un contraste en la consideración de la lógica estatal por parte de los pobladores que, a través de la feria y la cotidianidad semanal rompen el paradigma. Existen sectores no controlados, dando pie a movilidades fluidas, ancestralmente establecidas pero por los Estados coartadas. El pastoreo, la trashumancia son evidencias de esta deconstrucción temporal o estacionaria. No obstante, desde el punto de vista del control estatal Ollagüe y Avaroa representan estos cuello de botellas en donde gran parte de los que transitan el altiplano confluyen para controlarse y avisar sus tránsitos.


ALGUNOS COMENTARIOS Analizando éstas prácticas, nos damos cuenta que estamos hablando de una tensión dada entre territorio y territorialidad, entendiendo la diferencia en relación directa con el Estado al cual “pertenecen” esos lugares. La territorialidad remite al sujeto social y a la diversidad expresa (Benedetti & Salizzi, 2011). En ese sentido, la diferencia operacional entre territorio y cualquier otra categoría geográfica –espacio, región o lugar- surgiría al considerar la perspectiva de los sujetos sociales.
El territorio no es identificado y delimitado por el observador externo que se dispone a estudiar, sino por los grupos sociales que mantienen relaciones de producción, de vecindad o parentesco, de hegemonía o subalternidad y que, como una estrategia, definen un territorio (Benedetti & Salizzi, 2011).
Robert Sack (1986) en su trabajo Human territoriality. Its theory and history nos habla de la territorialidad vista como una estrategia de individuos o colectividades que buscan, de algún modo, controlar, proponer o influir en otras personas, fenómenos y las relaciones que derivarían de ellos en determinadas áreas geográficas (Sack, 1986).
El territorio es modificado por una escala intermedia, por una escala local, por ejemplo el caso del microcomercio el FCAB, fue la mecanización clave para otorgar fluidez en este proceso.
A su vez también detectamos que la Feria Internacional del hito 67 se apoya en cierta municipalización de este proceso para obtener cierta forma de legitimación (pero que en la práctica facilita ciertos temas logísticos)  dando paso a formas particulares de arraigo. Por tal razón, muchas veces es común oír las declaraciones de los dirigentes remitiéndose a la pachamama y  la “integración” entre los pueblos, dando paso a un imaginario situado en una transfronteridad.
Las regiones no son realidades ontológicas: se definen a partir de las prácticas culturales y materiales de la sociedad (Benedetti & Salizzi, 2011). Agregando que las regiones o los territorios son pensados como entidades geohistóricas, como procesos abiertos y contingentes.
Esta actividad de la Feria Internacional en el Hito 67, opera en el terreno de la paradiplomacia, entendiendo este concepto en base a las relaciones internacionales realizadas por las instituciones no centrales de los países involucrados, sino que por agencias subestatales y locales, con el fin de promover sus propios intereses, incluyen a la sociedad civil. Lo esencial es que no altera la política exterior de los Estados[7], sino que la instrumentaliza.
Estos flujos obviamente no representan novedad alguna, sin embargo, la fuerza de legitimación a través de procesos de institucionalización, hace que cada vez tome mayor fuerza y proyección. “Es primera vez que llega un gobernador de Chile a esta iniciativa y valoramos esto, ya que podemos mostrar que aquí no hay problemas limítrofes. Nosotros
luchamos por integrarnos y compartir en estas iniciativas. Somos hermanos, ambos estamos muy alejados de nuestras capitales regionales y en plena frontera hacemos patria, pero siempre unidos
”, explicó Humberto Flores. [8]

El comercio, el FCAB, las ferias, plantean relaciones sociales que deconstruyen la separación, la frontera, el territorio. El sujeto social se reivindica y expone una interesante capacidad de agencia que lo desplaza binacionalmente, en una articulación y fluidez transfronteriza.

Damir Galaz-Mandakovic 

BIBLIOGRAFÍA
 
BARTOLOMÉ, A. (2008) Fronteras estatales y fronteras étnicas en América Latina. Notas sobre el espacio, la
temporalidad y el pensamiento de la diferencia. En: Velasco, L.C. (Editor). Migración, fronteras e identidades étnicas transnacionales. México: Miguel Ángel Porrúa/COLEF, p. 35-77.
BECK, U. (2008) ¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo, respuestas a la globalización.
Barcelona: Paidós.
 
BOURDIEU, PIERRE (1994): Raisons pratiques – Sur la théorie de l’action. Paris: Seuil
 
GALAZ-MANDAKOVIC, DAMIR. (2014) Conformación y transformación del enclave de Uyuni. Concentraciones, vialidad y movilidades. Siglo IXI, XX y XXI. Tesis para optar al grado de magister en Antropología Universidad Católica del Norte y Universidad de Tarapacá. San Pedro de Atacama, Chile.
 
HEVILLA, M.C. y ZUSMAN, P. (2008) Diez años de estudios de fronteras en los coloquios Internacionales de Geocrítica.
 
LÓPEZ PÉREZ, VIDAL (2011) Uyuni: “Historia de un pasado glorioso”. Editorial Adonai. Cochabamba, Bolivia.
 
MOCTEZUMA, Miguel (2008) Transnacionalidad y Transnacionalismo”. Revista Papeles de Población. Universidad Autónoma del Estado de México, 54: 39-64.
 
PRIES, L. (2002) Migración transnacional y la perforación de los contenedores de Estados-nación. Estudios Demográficos y Urbanos, N° 17, p. 517-597.
 
SACK, ROBERT (1986). Human territoriality. Its theory and history.Cambridge University Press.
 
ROUSEROGER. (1995) Questions of Identity: Personhood and Collectivity in Transnational Migration to the United States. Critical Anthropology 15 (4): 351–80
 
VAN DER VELDE, M. & VAN NAER- SSEN, T. (2010) People, borders, trajectories: an approach to cross-border mobility and im- mobility in and to the European Union. Area, 2010.
 
ENTREVISTAS
 
ZURITA, MARCO. Nacido en Uyuni y nacionalizado chileno. Profesor de Historia nacido en 1985. Entrevista
realizada en febrero 2014
 
BRACAMONTE, BEATRÍZ. Comerciante boliviana residentes en Calama. Entrevista realizada en febrero 2014
 
CAMPOS DÍAZ, JEANETTE.            Nacida en Uyuni, residente en Antofagasta desde 1991 en Antofagasta.
Entrevista realizada en febrero 2014. 
 

Notas 


[1] Catavi es una mina de estaño en Bolivia, cerca de la ciudad de Llallagua, en la provincia de Bustillos, Departamento de Potosí.

[2] Uncía es un municipio de Bolivia en la Provincia de Rafael Bustillo del Departamento de Potosí. Se emplaza en una serranía organizada en 5 Ayllus (Karacha, Aymaya, Layme, Puraca y Jucuma), su población es en su mayoría bilingüe (quechua y castellano). Uncía está ubicado 230 km al norte de la capital departamental. Limita al norte con los municipios Llallagua y Chayanta, al este con Pocoata, al sur con Challapata y al oeste con Antequera los dos últimos pertenecientes al Departamento de Oruro, siendo la Capital de este la urbe más cercana al Municipio de Uncía. 

[3] Llallagua es una ciudad y municipio de Bolivia, ubicado en la provincia de Rafael Bustillo del departamento de Potosí. Tiene una población de 36 010 habitantes, según el Censo INE realizado en el año 2001. Se encuentra a 3 901 msnm.
[4] La precariedad de los servicios de salud y el riguroso clima de Uyuni dejaban en ésta familia una victima: “Edwing, mi hermano mayor, murió antes de cumplir el año por desnutrición y gripes combinadas. En 1983 nació mi hermana mayor, Lizeth Marcela, en Uyuni también.” Nos comenta Marco.
[5] El nacimiento de la Asamblea Popular que quiso hacer co-gobierno, posibilitó un nuevo golpe militar que llevó a la presidencia a Hugo Banzer el 21 de agosto de 1971. Fue derrocado en 1978 y una junta militar liderada por Juan Pereda Asbún se hizo con el poder. Entre los años 1978 y 1982, Bolivia tuvo ocho presidentes, oscilando entre la democracia y la narcodictadura. Entre la caída de la dictadura de Banzer y la asunción del gobierno democrático de Siles Suazo en 1982 Bolivia se debatió en una puja de sectores, incluso dentro de las Fuerzas Armadas, entre aquellos que intentaban volver a la democracia y aquellos que buscaban profundizar la dictadura, según el modelo del Estado burocrático autoritario adoptado entonces por varios de los países vecinos. Entre 1978 y 1982 gobernaron: Pereda, Padilla, Guevara, Natusch Busch, Gueiler, García Meza, Torrelio y Vildoso.
[6] Empresa Nacional de Ferrocarriles del Estado de Bolivia. 
[7] Para conocer otros antecedentes de las actividades paradiplomáticas entre Chile y Bolivia, ver: Aranda, Ovando & Corder (2010) en: Experiencias paradiplomáticas en la región de Tarapacá́ y su  proyección subregional. Estudios Internacionales 165. Universidad de Chile.
[8] Humberto Flores, integrante del comité organizado, en declaraciones al Mercurio de Calama, 27 de mayo 2013.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.