RECONVERSIÓN Y TURISMO EN LOS DESIERTOS BLANCOS



Desde finales del siglo XIX, la ciudad de Uyuni (66º15’a 67º15’ de longitud oeste y 19º20’ a 21º00’ de latitud sur), enclavada en el altiplano de Bolivia, experimentó lógicas de concentración y enclave económico, a través de actividades mineras, mecánicas, ferroviarias y de comercio (Bobillier, 1897; Bellessort, 2002-2003 [1897]; Arce, 1930; Chungara, s. f.; Mesa Gisbert, De Mesa y Gisbert, 2007; Ahumada, 1999; López, 2009).

Desarticulada la maestranza ferroviaria por el proceso de privatizaciones llevado a cabo por el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997), y disminuidas la frecuencia y la relevancia de los ferrocarriles, Uyuni quedó sin su mayor fuente laboral, lo que desencadenó una dislocación que atraviesa desde el trabajo hasta las imágenes de representación de una ciudad ferroviaria (López, 2009). El Estado modificó el curso económico de la ciudad y provocó una desestructuración social y, sobre todo, demográfica (Chungara, s. f.; Mesa Gisbert, De Mesa y Gisbert, 2007; López, 2009), que se ha reflejado en una alta emigración y diseminación de uyunenses entre la región de Atacama y la costa chilena (López, 2009) y en otras ciudades de Bolivia y del norte argentino.
No obstante, a partir del segundo lustro de la década de 1990, el poblado se ha ido posicionando en el concierto económico regional como el portal de ingreso al destino turístico Desiertos blancos y lagunas de colores, publicitado por empresas privadas y por el Estado boliviano, lo cual ha redundado en la llegada masiva de agencias de servicios turísticos y de transporte.
El apogeo turístico tiene que ver irremediablemente con la posesión del salar más grande del mundo, que genera una atracción internacional de gran significado para la economía boliviana. Uyuni se transforma en el punto de partida o de finalización de una infinidad de circuitos turísticos que a diario recorren la periferia del gran salar y que abarcan islas, montañas, pueblos, salares espejos y lagunas.
En la crisis evidenciada, el ocaso de la ciudad ya desertificada y la configuración de una nueva lectura hacia el medio natural forjaron una reinscripción y reconversión de la ciudad. En un contexto de visualidad posmoderna, el turismo ha generado un polo de atracción masivo, convirtiéndose en su principal sostén. Salares, poblados altiplánicos, lagunas y cementerios de trenes reconvirtieron las dinámicas internas que, junto con una mayúscula población flotante, han intervenido el curso de la economía y las relaciones sociales y fronterizas (Chungara, s. f.; Mesa Gisbert, De Mesa y Gisbert, 2007; López, 2009, 2011).
Según el censo poblacional realizado en 2011, Uyuni posee una población de 18.705 habitantes, que en el transcurso de los años se ha visto superada sustancialmente por la población flotante.
De acuerdo con los registros obtenidos en el municipio de Uyuni, en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa (que colinda con el salar de Uyuni) el flujo turístico tiene un crecimiento constante de 4.5% (datos de la Dirección Municipal de Turismo y Cultura de Uyuni, febrero de 2013).
Como se expresa en el cuadro, las cifras pasan de 25.436 turistas en el año 2000 a casi 79.000 en el 2010, esto significa que se triplican. Con excepción del leve descenso en el último año,
los visitantes han ido en constante aumento. Por lo visto, las cifras son inmunes a una serie de procesos económicos críticos en Europa y Latinoamérica.
Los países de los cuales proviene la mayoría de visitantes de Uyuni son, en orden de importancia, los siguientes: Francia (15%), Inglaterra (14.40%), Alemania (8.9%), Israel (8%) y, en menores proporciones, Suiza, Holanda, Australia, Estados Unidos, Italia y España (datos de la Dirección Municipal de Turismo y Cultura de Uyuni y de la Oficina de Información Turística con sede en Uyuni, febrero de 2013). Los turistas europeos cubren casi 70 % del total de visitantes.
A nivel latinoamericano sobresalen, en el primer lugar, Brasil; después, Bolivia y, a continuación, Argentina (datos de la Dirección Municipal de Turismo y Cultura de Uyuni, febrero de 2013). Según esta fuente, los turistas que más visitan la reserva Eduardo Avaroa y el salar de Uyuni son jóvenes, con rangos de edad que van de los 20 a los 35 años.
Por lo general, los turistas “buscan el disfrute y [la] contemplación escénica, a través del contacto con la naturaleza y la fauna. Un porcentaje importante de la demanda, especialmente en época alta, valora el ambiente natural y es medioambientalmente consciente y responsable” (datos de la Dirección Municipal de Turismo y Cultura de Uyuni, febrero de 2013). En el
mismo sentido, el diario La Razón ha indicado: “Bolivia recibió un millón de turistas extranjeros en 2012 […] El principal destino visitado el año pasado fue el Salar de Uyuni, el fondo de un antiguo mar disecado de 10 000 kilómetros cuadrados que posee la mayor reserva mundial de litio, seguido de cerca por el lago Titicaca”.[1]
¿Qué visitan?
En nuestro trabajo de campo realizado en la ciudad de Uyuni y sus zonas contiguas pudimos corroborar que todos los días la ciudad es irrumpida por miles de extranjeros con rumbo al gran salar y a la numerosa cantidad de atractivos diseminados en sus bordes. Cientos de cámaras fotográficas se preparan para obtener los efectos ópticos que genera la gran alfombra blanca de sal. Mientras tanto, en las ferias y almacenes que colindan con la plaza de la ciudad, se venden postales y libros sobre los efectos ópticos y los contrastes cromáticos del medio natural uyunense. Revistas y letreros que afirman que “En Uyuni es posible caminar en el cielo”, “En Uyuni tendrás el cielo a tus pies” son solo escasos ejemplos de la gran cantidad de aforismos que se esparcen por el poblado altiplánico, que a su vez son reforzados por el posicionamiento de Uyuni en los diarios internacionales, véase entre otros lo que el diario español El País ha publicado sobre Uyuni, sitio al que califica como el poseedor del paisaje más surrealista del planeta.[2]
 
 
De manera gradual, la fama de Uyuni se ha ido extendiendo por el mundo y, en ese tenor, desde octubre de 2004, el Estado la ha publicitado mediante su salar, con la imagen y propuesta publicitaria de “Desiertos blancos y lagunas de colores”. La promoción de la región altiplánica comprende todo el norte del departamento de Potosí y casi en su totalidad las provincias Daniel Campos, Nor Lípez y Sud Lípez, donde se encuentra la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa. En Uyuni se inician todos los trayectos centrados en esa nueva lectura y revalorización del medio; las agencias turísticas buscan satisfacer a sus clientes y, constituidos como imanes turísticos, han seleccionado los sitios descritos en el cuadro 3, los cuales pudimos visitar durante nuestra etnografía turística.

 

Estos atractivos turísticos se distinguen por la inserción de tramas y relatos que pasan por lo geológico, lo geográfico, lo botánico, lo rupestre, lo arqueológico, lo antropológico y, en algunos casos, lo histórico, pero todo dentro de un marco que destaca la belleza del altiplano: lo místico, lo exótico, lo prístino y lo único.
Nielsen, Calcina y Quispe (2003) consideran que el turismo se ha desarrollado como un fenómeno “espontáneo”, sin planificación alguna y como resultado de iniciativas privadas aisladas y exógenas:
[El turismo] no ha sido elegido por la población local, la que tampoco ha tenido oportunidad de intervenir en su diseño, desarrollo o administración. Los beneficios económicos de esta industria recaen en su mayor parte sobre las empresas de turismo de Uyuni y otros centros urbanos de Bolivia y Chile. Tal como está organizada actualmente la actividad, la única participación económica de la población se da a través del servicio de alojamiento que, como se señaló oportunamente, está concentrado en un número reducido de vecinos de tres o cuatro localidades […] Más compartidos están los perjuicios que ocasiona el turismo a las comunidades originarias y a su patrimonio. El interés que muestran los visitantes por el pasado local ha llevado a una depredación sistemática del patrimonio arqueológico [Nielsen, Calcina y Quispe, 2003: 372].
[1] “Bolivia recibió un millón de turistas extranjeros en 2012”, La Razón Digital, 3 de enero de 2013 <http://www.la-razon.com/sociedad/Bolivia-recibio-millon-turistas-extranjeros_0_1754224637.html>.
[2] “Los paisajes más surrealistas del planeta”, El País, 22 de noviembre de 2012
<http://elviajero.elpais.com/elviajero/2012/11/21/actualidad/1353501157_451286.html>.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.